Es Tiempo de Viajar, Hoy Dinamarca

0

Después de dos años de pandemia, retomamos esto que había quedado postergado y pendiente. Volvimos queridos amigos, volvimos a viajar.

Ahora estamos en Copenhague, capital de Dinamarca, donde vinimos a visitar a parte de la familia que anda por ahí.

Y lo primero que nos llamó la atención fue el orden que hay en esta ciudad preparada, sobretodo, para la gente que circula en bicicleta. El que tiene un coche, no sólo tiene que pensar en buscar parking, sino también en no recibir multas o en caso de tener un vehículo eléctrico, encontrar un lugar donde cargarlo.

Todo está pensado para la gente se mueva mucho en transporte público, limitando la cantidad de smog en el ambiente, pero además donde el sistema de separado de basura funciona bien y el reciclado de cosas es excelente.


Si tenéis la oportunidad de encontrar un departamento en la ciudad, es muy posible que ni siquiera compres un plato para amueblarlo, ya que los vecinos descartan muebles, aparatos electrónicos, sillas, mesas, colchones, todo en perfecto estado, los cuales se pueden retirar de los depósitos que tiene cada edificio o en los centros de reciclaje comunitarios de manera gratuita o por unos pocos billetes.

Acá el consumismo funciona pero se beneficia mucha gente.

Con la comida pasa lo mismo.

Aunque parezca extraño, cualquiera puede acercarse al final del día a un supermercado y retirar la comida que ya no se puede vender ni siquiera a mitad de precio, pero sigue en buenas condiciones para consumo y salir adelante.

A pesar que todo está muy cerca, visitar la ciudad te lleva un buen tiempo. Pero, como dijimos, con el transporte público podes ir a cualquier lado combinando tren, bus y ferri con un solo ticket.

Sorpresivamente, los días que nos tocan vivir acá fueron buenos: soleados  y frescos.

Los mismos daneses dicen que para la época es algo inédito y sobre todo en éste verano de Semana Santa la gente salió a divertirse en las calles, disfrutar de las plazas e incluso más de uno se los vio nadando en las heladas aguas de los canales de la ciudad.

El lugar más visitado por el turismo, tal vez sean la estatua de La Sirenita, en símbolo de la ciudad, donde todos van a tomarse fotos en el Paseo de la Costa Langelinie. Una estatua de bronce que el empresario Carl Jacobsen, fundador de la Cerveza Carlsberg, le encargo al escultor Edvark Eriksen, para que representara a la bailarina de ballet Ellen Price, quien representó la obra La Sirenita escrita por Hans Christian Andersen. El problema llegó cuando el escultor le pidió a la bailarina que posara desnuda para la obra, pero ella sólo aceptó mostrar su rostro, por eso Eriksen se inspiró en el cuerpo de su mujer.


Aunque parezca una obra enorme y generosa, debo decirte que mide un poco más de 1 metro y pesa unos 175 kg y al ser de bronce hay varias partes del cuerpo que sufrieron un desgaste, sobre todo en los pechos.

La estatua fue decapitada, le cortaron el brazo, fue cubierta de pintura roja, le soldaron un juguete sexual a su maño. En fin, fue varias veces vandalizada y vuelta a restaurar.

Por su parte, en el Castillo de Kronborg, transcurre la trama de Hamlet, que fue escrita por William Shakespeare en 1599 y por eso sobre una roca, se puede ver la escultura de Han con la vista perdida en el mar, tal vez buscando encontrarse con La Sirenita.

Algo huele mal en Dinamarca”, frase que se fue tornando famosa con el pasar de los siglos, pero que se transformó en emblemática en distintas sociedades del mundo para demostrar que algo no funcionaba bien el país, sobre todo por causa de la corrupción.

¿Te suena esa frase para identificar problemas en tu país? Te parece buena esa frase o preferís: Ser o no ser, ésa es la cuestión...” esa frase está buena, pero creo que hay una mejor: “Parece natural en la vejez excedernos en la desconfianza, igual que es propio de los jóvenes andar escasos de juicio”. ¿Qué tal sir William?

Dinamarca podría remontarse en sus raíces al momento en que la región fue colonizada en el 500 dc., por una colonia de Suecia llamada “Danés”. Luego llegaron los vikingos y ya nos imaginamos lo que pasó.

Más acá en el tiempo, por ahí por el siglo XVI, llegarían la Guerra de los Treinta Años con Suecia, las guerras contra Bretaña y el arrebato sueco de Noruega y la colonización de Islandia, Groenlandia y las Islas Feroe.

Dinamarca, se declaró neutral en la Primera Guerra Mundial, y también en la Segunda Guerra Mundial, pero el 9 de abril de 1940, aviones de combate alemanes sobrevolaron Copenhague y Dinamarca se rindió a Alemania. Esa guerra también llegó hasta acá y el 21 de marzo de 1945, Inglaterra en su papel de aliado, envió aviones de combate para neutralizar una base de la Gestapo. Esa acción fue conocida como Operación Cartago.

Por error uno de los aviones choca y cae sobre cercanías de un colegio.

El resto de la flotilla suponiendo que era el sitio a atacar descargó sus bombas sobre ese edificio.  El lugar era un colegio católico primario y durante el ataque por error murieron 125 civiles daneses, 86 de ellos eran niños. En el tráiler te dejo la peli Una Sombra en mi Ojo que muestra lo que pasó ese día: 



Visitando Copenhague

La capital de Dinamarca es Copenhague, sede del parlamento nacional, el gobierno y la monarquía. Copenhague está ubicada en la costa oriental de la isla de Selandia, de estilo antiguo y con dos edificios históricos.

Hay muchos edificios gubernamentales, templos, palacios y fortalezas para visitar y todo te lleva un buen tiempo, pero si visitas Copenhague, te aconsejo que visites el Parque Tivoli, un parque de diversiones creado en 1843 y aún conserva muy parecido al parque original, con jardines floridos y juegos y ubicado en el centro de la ciudad.

Cuentan que su creador, Georg Carstensen, convenció al rey Cristian VIII, diciéndole que “Cuando el pueblo se divierte, no piensa en la política” ¿Te suenan no? El famoso Pan y Circo que viene de la época de los romanos.

El parque recibe más de 4 millones de visitantes al año y si calmas tu pánico, te podés subir a una de las tantas montañas rusas con carritos medio destartalados y ruidosos. No apto para cardíacos. También podés disfrutar de conciertos, paseos y exposiciones. Es un parque donde se cuidan los detalles y quieren mantener la tradición de esas ferias antiguas para toda la familia. Pero también podés disfrutar distintos tipos de golosinas, globos y premios ganados en los distintos stands. Hay unos 30 restaurantes dentro del parque, donde la comida típica danesa, rica en grasas, llena de carbohidratos, carnes y pescados, está lista para vos como el Smørrebrød (que en definitiva es una tostada con muchas cosas encima), también Flaesketeg (cerdo asado), el Gravad Laks  (salmón rojo marinado con eneldo y mostaza dulce), deleitarte con la Kraasesuppe Melbolle (una sopa bien potente con buñuelos) y por supuesto devorarte las masas que ellos hacen, llenas de manteca, bien chocolatosas y rellenas.

Especiales para todos los que tenemos ese alma de gordo.

 

Recordando a Vikingos

Uno de los lugares a visitar es Roskilde, una ciudad pequeña y tranquila, donde fueron encontrados 5 barcos vikingos hundidos, los cuales fueron rescatados y reconstruidos para mostrar las dimensiones que tenían. Estos barcos están en un museo que muestra parte de la cultura vikinga y su relación con el mar.

De hecho los vikingos se denominaban Hijos del Mar y ya que estás, te cuento que Ragnar Lodbrok fue un rey legendario de Suecia y Dinamarca que reinó en el siglo VIII. Eso dice Wikipedia y todo el mundo que llega a Copenhague piensa que se cruzará, en cualquier lugar por ahí al protagonista de la serie Vikingos.

La realidad, mi querido lector, quien hizo el papel principal de la serie, es un actor de cine y televisión y modelo australiano que saltó a la fama en 2002, por ser la imagen de la campaña de modelaje de ropa interior para Calvin Klein, llamado Travis Fimmel.

Además, te cuento que la serie no se filmó ni en Suecia ni en Dinamarca, sino en el Condado de Wicklow en la costa este de Irlanda. Para todas esas chicas que preguntaban por él, les cuento que no lo vimos.

Aunque muchos dicen que vieron, caminando por la ciudad de Copenhague o pasando el tiempo con amigos en algún bar, a Alex Hogh Andersen, el actor que protagonizó a Ivar Ragnarsson, el cruel y sádico hijo de Ragnar conocido como “Ivar El Deshuesado”. De hecho él fue uno de los protagonistas también de la película Una Sombra en mi Ojo.

Tampoco vimos a Katheryn Winnick, la actriz canadiense que hace el papel de Lagertha, la protagonista de la serie de Netflix. Una lástima.

Así que querido lector, si estás pensando en venir a esta parte del mundo te recomiendo que lo hagas en ésta época del año y ojalá tengas la misma suerte que tuvimos nosotros con el clima.



 

Curiosidades

Hay cosas que nosotros, desde nuestras tierras latinas, desconocemos de Dinamarca. Siempre pensamos que los daneses son vikingos rubios, grandotes, con trenzas, escudos y espadas, que atacan a todo lo que pasa por delante de ellos. Eso puede ser que exista aún, pero la gran mayoría de ellos, dejaron hace siglos, las costumbres de guerreros y se convirtieron en personas distintas, de hecho, Dinamarca fue el primer país de Europa en abolir la esclavitud por allá en 1792 y está considerado como el país menos corrupto del mundo, es uno de los más seguros y la tasa de delincuencia es bajísima.

Algo que muchos envidiamos. ¿No es así?

Los daneses pueden parecer fríos y distantes, pero sólo a nivel laboral, ya que al terminar la jornada, se encuentran a tomar cerveza antes de volver a sus hogares.

Es el país que tiene el doble de bicicleta que autos. Casi todos se mueven en bici que puede subirla al transporte público o dejarla en parking habilitados para bicis. Muchas son abandonadas u olvidadas y por ese motivo pasan inspecciones para verificar que los vehículos sean removidos sino, serán confiscados y destruidos. Ellos pasan, dejan en cada bici una marca que indica que deben retirar la bici. Si vuelven a la semana y descubren que esa bici no fue retirada, será confiscada.

La bandera danesa, conocida como Danneborg, tal vez sea una de las más antiguas del mundo y se usa desde 1219. ¿Conocés otra bandera antigua que llegue hasta nuestros días?

Algo que llama la atención, caminando por la Peatonal Stroget, la más larga de toda Europa, llena de tiendas y negocios de primeras marcas, además de cientos de bares, es ver en la puerta de esos lugares a carritos de bebés, con el bebé adentro, durmiendo o despierto, viendo pasar el mundo, a veces a con temperaturas que alcanzan los -15°C, mientras sus madres disfrutan de un café con amigas o de compras en las tiendas. A esto lo llaman “La Siesta Nórdica” y es algo muy común en éstos países.

Los padres nórdicos consideran que se trata de un hábito saludable para los bebés, que les permite adaptarse a bajas temperaturas desde la infancia y así evitar enfermedades, que podrían contagiarse si muchos compartieran una misma habitación

Además, aseguran que así, los niños son más enérgicos, duermen mejor por las noches y son capaces de dormitar en cualquier entorno, incluso con ruido y luz brillante.

Hay que destacar que éstos países no hay secuestros de bebés y los cochecitos están protegidos del viento y la lluvia, además los bebés usan ropa abrigada. Ellos dicen “No hay mal tiempo, sólo mala ropa”

Para muchos, Dinamarca es el país más feliz del mundo. Esto se debe a su alta calidad de vida y al Hygge, un término danés que alude al placer de disfrutar de las pequeñas cosas. Es un concepto típicamente danés. Es una filosofía de vida que tiene en cuenta sensaciones, sentimientos y una forma de relacionarse con las personas y el ambiente, que propicia estar en armonía y sitios agradables. Esta actitud ante la vida forma parte del día a día de los daneses.

¿Otra curiosidad más? La palabra “Bluetooth” tiene origen danés, y procede del rey danés y noruego Harald Blåtand, traducido al inglés como Harald Bluetooth, famoso por unificar las tribus danesas, noruegas y suecas y convertirlas al cristianismo.

El creador del dispositivo que permitía la comunicación entre celulares, computadoras, parlantes y equipos electrónicos, unificándolos mediante comunicación inalámbrica, Jim Kardach, propuso éste nombre. De hecho, si te fijas bien en el logo del Bluetooth, te darás cuentas que es una combinación de las runas de las iniciales del rey danés.

Ciudad Libre de Christiania

Al entrar a este sitio, autoproclamado independiente del estado danés, una especie de ciudad autónoma dentro de Copenhague, te recibe un gran portal con el nombre del sitio: Chistiania. El mismo cartel, al salir dice: Usted está entrando en la Comunidad Europea.


Su creación se remonta a los setenta y con el tiempo, el asentamiento se transformó en una pequeña comunidad que creció con gobierno, infraestructuras y comercios propios. En definitiva, éste es un pequeño barrio hippie autogestionado y la vida de la comunidad se desarrolla alrededor de una plaza principal y una calle deteriorada llamada Pusher Street (La Calle del Vendedor de Estupefacientes), donde se encuentran bares, tiendas, suvenires y centros culturales.

Christiania es famosa porque en ella se permite el consumo y venta de drogas blandas. Por ello recibe el apelativo de “Distrito Verde”. Pero desde 2004 el gobierno cambió su postura y de vez en cuando llega la policía y se producen alguna redada. De todas formas, esto no impide que diariamente muchos turistas y locales transiten la zona para comprar marihuana o hachís y que en algunos bares se junte la gente para fumar. En cierta manera, Christiania es una especie de Disneylandia humeante de hierba, donde las drogas se venden y consumen libremente sin interferencia policial, pero si llega algún policía, siempre existen sistemas de señales y sonidos donde alertan a todos sobre la presencia policial. Así, cuando  los centinelas emiten una llamada de advertencia, los puestos de marihuana y hachís desaparecen antes de que una sola bota policial entre en calle Pusher. Nosotros visitamos Christiania y amablemente pidieron que no tomar fotos a los puestos, si no queremos tener problemas con los vendedores. Y eso hicimos, por las dudas ¿vió?

Un paseo por Nyhavn

Este es el antiguo puerto de Copenhague y llegar hasta acá es encontrarse con la típica foto de postales. El puerto fue construido por el rey Christian V en el siglo XVII y para la construcción usaron prisioneros suecos. Cuando comenzó su utilización, el puerto era la entrada a la ciudad para los comerciantes y los marineros que llegaban desde el mar. Como todo buen puerto, los marineros hicieron sus casas cerca y la zona comenzó a tener mala reputación por las tabernas y el aumento de la prostitución.

Con el correr de los años, a Dinamarca llegaron barcos de mayor calado y éste puerto, que es casi un canal, quedo casi en desuso y sólo lo utilizaban los pequeños navíos.

Hoy es un sitio cercano a la ciudad, que se recorre a pie y donde te podes detener en cualquiera de los cientos de lugares gastronómicos que hay.

 

Palacio Real de Amalienborg y la Iglesia de Mármol

Éste sitio fue un barrio diseñado para que viviera la aristocracia, pero con el correré de los años y los incendios sufridos en Christianborg en varias ocasiones, la realeza decidió instalarse allí, así que los edificios fueron dispuestos en un círculo, con una estatua en el centro de Federico V. La realeza danesa es de lo más curiosa, desde el año 1513 hasta que asumió la reina Margarita II en 1972, hubo una sucesión de reyes que alternamente se llamaban Cristian y Federico. Uno de ellos, Cristian IX fue llamado el “Suegro de Europa” porque todos sus hijos se casaron con príncipes, princesas y personajes de alto linaje de otros países.



Nosotros estuvimos cerca del mediodía justo para el cambio de guardia real del Palacio de Amalienborg que se realiza todos los días.



Muy cerca de ahí está la Iglesia de Federico, más conocida como Iglesia de Mármol, con las cúpulas más grandes del norte europeo y por dentro se manifiesta mucho el color azul, que simboliza el poder político de la Iglesia.



Journalist Signature

Publicar un comentario

0Comentarios
Publicar un comentario (0)

#buttons=(Accept !) #days=(20)

Our website uses cookies to enhance your experience. Learn More
Accept !